Informe de los lunes, Ene. 9, 2017. Vol. 15, No. 1

Posted on by Most Rev. Gerald F. Kicanas

 

Facebook Español MM

 

 

 

 

Aviso: Las oficinas de la Diócesis de Tucson estarán cerradas el lunes 16 de enero para observar el Día de Martin Luther King, Jr.

 

En memoria del Rev. King, trabajemos para alcanzar la paz y la igualdad para todos, todos los días. Ante el aumento de los crímenes de odio y el resurgimiento del racismo, yo espero que conmemorar la vida del Dr. King, un hombre opuesto a la violencia, y recordar su legado nos impulsen a trabajar contra la discriminación y la violencia en todas sus formas.

 

¡Feliz Año Nuevo!
Incluyo en este Informe parte de mi columna de enero de nuestro periódico diocesano, que ahora se llama Panorama Católico. Pueden leer la columna completa en el sitio web  http://www.newvisiononline.org/. Éstos son los puntos salientes:

 

Guía para trazar el curso del 2017: Una Iglesia vibrante y acogedora para todos
Seguramente en los últimos dos meses han echado de menos nuestra publicación diocesana, La Nueva Visión. Pero después de esa breve pausa, estamos de regreso. Durante ese tiempo, nuestro Departamento de Comunicaciones ha analizado los comentarios y sugerencias de las personas que respondieron a nuestra encuesta de lectores sobre ideas para mejorar y realzar el periódico. También estamos buscando un nuevo jefe de redacción para esta publicación.

 

Contamos con una comunidad de lectores muy fieles, cuyas consideradas y útiles recomendaciones se reflejan en la primera edición de 2017. Nuestra directora de Comunicaciones, Steff Koeneman, prevé que pronto anunciará un nuevo jefe de redacción.

 

En esta publicación inicial del año nuevo (y en este Informe) deseo ofrecerles algunas de mis reflexiones y prioridades para el 2017.

 

Primero: El año 2017 es el año en que el Papa Francisco nombrará al séptimo obispo de nuestra diócesis. Aunque todavía no conocemos su nombre, yo rezaré con todos ustedes para que el Espíritu nos envíe un pastor amoroso que escuche a su pueblo, que camine a su lado, y que vele por su bienestar espiritual. Rezo para que el nuevo obispo trabaje de manera colaborativa con los sacerdotes, diáconos, religiosos y laicos de la diócesis para promover la misión de la Iglesia.

 

Sé que cuando se anuncie su nombre, nuestra comunidad le dará la bienvenida con los brazos abiertos y, como fue el caso conmigo cuando vine a esta diócesis, pronto él se dará cuenta de la bendición que ha recibido.

 

Segundo: Quiero continuar fomentando en nuestra diócesis el desarrollo de una cultura de promoción de las vocaciones que nos impulse a identificar, animar y apoyar a jóvenes y jovencitas que podrían considerar el servicio en calidad de sacerdotes o religiosas.

 

Tenemos la bendición de contar con un buen número de diáconos y ministros laicos que colaboran con los sacerdotes y religiosas de la diócesis, y cuyo servicio redunda en mucho bien para la comunidad. Aun así, nos hacen falta sacerdotes y religiosos para cubrir las necesidades de servicio de las 78 parroquias y misiones activas en toda la extensión de la diócesis. Pido que en el 2017 recemos con fervor por las vocaciones, y que tratemos de identificar a aquellas personas que podrían recibir el llamado del Señor.

 

Tercero: Al recibir a nuestro nuevo presidente, Donald Trump, rezamos para que él dirija a nuestra nación exitosamente. Como católicos, nos comprometemos a continuar siendo partícipes de la actividad política, y a promover las cuestiones cuya defensa emana de nuestro principio fundamental que afirma la dignidad de la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural. Ninguno de nuestros partidos políticos apoya la gama completa de temas importantes para nuestra Iglesia.

 

Si bien la nueva administración de Estados Unidos se pronuncia a favor de proteger a los no nacidos y de defender la libertad de religión, persisten inquietudes sobre el cuidado del medioambiente, la atención a las necesidades de los pobres, y las dificultades que enfrentan los inmigrantes y refugiados. Espero que en nuestras comunidades diocesanas de Arizona continuemos oponiéndonos a toda legislación y política propuesta que pudiera ser perjudicial para estos asuntos, al igual que hemos enfrentado a la administración anterior en materia de políticas que no tienen en cuenta los derechos de los no nacidos, o que pretendían forzar a la Iglesia a participar en actividades contrarias a nuestros valores y enseñanzas. Es importante que en el 2017 nos mantengamos informados e involucrados.

 

Cuarto: En el plano nacional, nos estamos preparando para el Quinto Encuentro, 2018, un evento en el cual todos participaremos con el fin de vigorizar nuestra Iglesia. El Quinto Encuentro procura abarcar a todos los católicos de nuestra diócesis para que cada uno de nosotros sea partícipe de las conversaciones y diálogos sobre cómo podemos llegar a ser discípulos misioneros, es decir, discípulos que han encontrado a Jesucristo y misioneros que se esfuerzan para llevar a Cristo a sus semejantes. Este año habrá grupos de discusión en las parroquias, seguidos de una reunión diocesana durante la cual platicaremos sobre nuestra meta de ser una Iglesia dinámica e inclusiva para todos. Este proceso culminará en el 2018 con encuentros regionales y una asamblea nacional donde se propondrán recomendaciones para el cumplimiento de nuestro llamado a ser discípulos misioneros.

 

Quinto: Esperamos avanzar en el trabajo de revitalización y embellecimiento de nuestra Plaza de la Catedral. Este año, la organización Foundation for Senior Living (FSL) dará inicio a las obras de restauración del histórico Colegio Marista, edificado hace más de 100 años. El Colegio será transformado en un centro comunitario para personas de la tercera edad de bajos ingresos, e incluirá ocho apartamentos. El Colegio continuará siendo propiedad de la Catedral, pero operará bajo un contrato de arrendamiento a largo plazo con FSL, que compró la propiedad del Centro Pastoral. Estas nuevas edificaciones serán de gran beneficio para nuestra comunidad. Nuestros fieles han sido inmensamente generosos en sus contribuciones para las obras de la Capilla de Nuestra Señora. El antiguo salón parroquial de la Catedral ha sido demolido y se construirá el edificio para un nuevo centro educativo y de conferencias, así como también nuevas oficinas diocesanas y para la Catedral.

 

Sexto: Como diócesis, debemos continuar velando por la labor de proveer ambientes seguros para nuestros niños y adultos vulnerables. En los últimos años hemos trabajado arduamente para restaurar la confianza cerciorándonos de que nuestras parroquias y escuelas cumplan plenamente con la política diocesana de protección de los niños y los adultos vulnerables. Este trabajo implicó evaluar a todos los empleados pagos y a los voluntarios de la diócesis tomando sus huellas digitales y verificando sus antecedentes. También se capacitó y educó a los sacerdotes, diáconos, religiosos y laicos que sirven en la diócesis para que conocieran y aplicaran las prácticas óptimas de protección en parroquias, escuelas y programas ministeriales. Y si bien hemos implementado estos protocolos desde hace mucho tiempo, no sólo no podemos bajar la guardia sino que debemos permanecer atentos y ser responsables de la protección. Ésta sigue siendo una de nuestras principales prioridades.

 

Séptimo: Continuaremos dirigiendo nuestras escuelas católicas conscientes de que ellas son una de las vías más eficaces para transmitir la fe a la próxima generación. En años recientes, las inscripciones han aumentado, lo cual se debe en gran parte al dedicado trabajo de promoción y publicidad realizado por el personal escolar, especialmente el de las oficinas escolares diocesanas y de los directores de las escuelas. La disponibilidad de fondos estatales para ayudar a las familias a cubrir el costo de la colegiatura de las escuelas católicas también favoreció el incremento de las inscripciones.

 

Lo más probable es que la mayoría de los estudiantes de nuestra comunidad no asistan a una escuela católica; y por eso es necesario que no cejemos en la labor de fortalecer nuestros programas de educación religiosa para poder capacitar en la fe a toda nuestra comunidad católica.
Octavo: Espero que nuestra vasta diócesis, que abarca 43.000 millas cuadradas, sea cada vez más unida, y que podamos mejorar la comunicación entre las parroquias y la diócesis y entre una parroquia y otra. También espero que podamos lograr que nuestras parroquias sean más hospitalarias con la comunidad. Nos esforzamos bastante para mejorar la comunicación, pero es necesario hacer más.

 

Rezo para que todos nuestros párrocos y administradores pastorales busquen maneras de lograr que sus congregaciones participen en las reuniones diocesanas, de modo que puedan experimentar la universalidad de la Iglesia como algo más grande que su propia parroquia.

 

Noveno: Quisiera que nuestras parroquias se comunicaran con aquellos católicos que rara vez, o ya nunca, van a la iglesia. Todos conocemos a personas que nos dicen que fueron bautizadas en la fe católica, o que estudiaron en una escuela católica, pero que ya no practican la fe. Este año, espero que hagamos todo lo posible para que nuestras parroquias, escuelas e instituciones católicas sean sitios acogedores y hospitalarios. Este esfuerzo podría comenzar con cada uno de nosotros reflexionando sobre cómo contestamos el teléfono, cómo recibimos a la gente que toca a la puerta, y cuánto tardamos en responder –y con qué voluntad lo hacemos– a las solicitudes de los fieles, especialmente cuando se trata de los sacramentos.

 

Por último, deseo que nuestra diócesis sea el hospital de campaña que el Papa Francisco quiere que sea. Esto implica que todos nosotros nos solidaricemos con los marginados, y que continuemos nuestra labor de visitar y servir a los reclusos y de atender a los enfermos hospitalizados y a las personas confinadas en hogares de ancianos y hospicios. Somos conscientes de la situación de los pobres y de los desamparados y los apoyamos en su deseo de salir adelante y mejorar su vida.
De manera especial, mis pensamientos al iniciar el 2017 son de gratitud por el privilegio de servir a esta maravillosa diócesis durante 15 años. Mi vida y mi ministerio han sido bendecidos.

 

¡Felicitaciones!
Al Diácono Thomas Aquinas Hoang, Cs.sR, a quien ordené como diácono en transición ayer de mañana en la Parroquia Nuestra Señora de La Vang. Ésta es la primera vez que se ha celebrado una ordenación en esta parroquia, y a pesar de que el Diácono Thomas no brindará servicio en nuestra Diócesis, la comunidad parroquial dirigida por su párroco, el Padre Joseph Hung Le, realizó una maravillosa labor de presentación de la Misa. El Padre Joseph celebró el noveno aniversario de su ordenación sacerdotal el día de la Fiesta de la Epifanía.

image006

Me sentí agradecido por la presencia del Padre Dominic, provincial de los Redentoristas Vietnamitas, y del Padre Francis y el Padre Steven, quienes sirvieron en nuestra comunidad vietnamita en el pasado, y varios otros sacerdotes que vinieron a Tucson para asistir a la celebración.

 

Los padres del Diácono Thomas, Hung Hoang y Thieng Hoang, y su hermana Mimi y su familia viajaron desde Houston, donde vive toda la familia, para asistir a la ordenación.

 

Como ya sabrán, la Orden Redentorista es muy activa aquí en la diócesis, mayormente por el trabajo que los sacerdotes y hermanos realizan administrando el Centro de Renovación Redentorista en las inmediaciones de Marana.

 

Acompáñenme a felicitar al Diácono Thomas y a rezar para que su labor al servicio de Dios y el prójimo sea duradera y exitosa.

 

Reunión sobre los derechos humanos
Mañana me reuniré con representantes de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de México (CNDH). La CNDH tiene un consejo de 10 miembros designados por el Senado. El consejo es responsable de establecer las pautas generales para CNDH, aprobar las reglas internas de la comisión y supervisar su presupuesto.

 

Me dará mucho gusto conocer al presidente de CNDH, Luis Raúl González Pérez, y al Dr. Edgar Corzo Sosa, quinto visitante general de esta organización dedicada a proteger la dignidad humana contra infracciones y abusos de poder.

 

Conferencia Ministerio de Catedral
El miércoles y el jueves estaré en Albuquerque, NM, para celebrar Misa y hacer una presentación durante esta conferencia, que es una reunión bienal de quienes cumplen su ministerio en catedrales y basílicas de Norteamérica.

 

Leemos en el sitio web de la Conferencia: “La Conferencia típicamente ofrece tres presentaciones principales de primera categoría –casi siempre ofrecidas por oradores de renombre nacional e incluso internacional– de gran interés para quienes participan en este ministerio. Además, se ofrecen talleres sobre varios otros temas y asuntos particulares. La Conferencia brinda oportunidades de alternar y entablar conversaciones con otros ministros de catedrales de todo el país. Dada la singular índole del ministerio de catedral, los participantes hallan que la conferencia es una estupenda oportunidad de compartir ideas con personas de que hacen su mismo trabajo en catedrales grandes y pequeñas.

 

La Conferencia es planificada e implementada por el personal de la catedral de la diócesis anfitriona bajo la dirección de la Mesa Directiva de la Conferencia de Ministerio de Catedral, que está integrada por rectores y párrocos de catedral y personal laico de todo el país”.

 

Mi presentación está programada para el jueves y se titula “La catedral como corazón de la actividad misionera”. En la charla, platicaré sobre la importancia de ese corazón como fuerza vital del cuerpo y de la labor primordial de toda actividad misionera. Examinaremos la catedral como lugar de encuentro con Cristo para vivir la Palabra de Dios y para celebrar la Eucaristía, y como centro de actividad de promoción de la justicia y de atención a las necesidades de los pobres.

 

Encuentro de grupos de St. Vincent de Paul
El sábado, la Parroquia San Antonio de Padua de Casa Grande será anfitriona de un encuentro diocesano para miembros y grupos de St. Vicent de Paul. Prácticamente todos estamos enterados del trabajo de la organización y de la asistencia que brindan, y me alegra mucho participar en el evento.

 

He leído que aquí en el sur de Arizona nuestros grupos de St. Vincent de Paul:

 

– Cuentan con 37 conferencias activas y 867 miembros.

 

– En el 2012, contribuyeron $7.333.000 para ayudar a personas necesitadas o que sufrían alguna circunstancia difícil, hicieron 35.228 visitas a domicilio, y ayudaron a 86.732 personas.

 

– Tienen ocho tiendas económicas y de segunda mano.

 

Estos logros representan un trabajo increíble. La atención y la ayuda que la Sociedad de St. Vincent de Paul provee es sumamente valiosa para las personas que necesitan servicios y provisiones básicas para la vida.

 

Nuevo altar
El domingo consagraré un altar recientemente instalado en la Iglesia del Sagrado Corazón, en Willcox. Agradezco al Padre Mark Stein, párroco, y a su comunidad parroquial por la invitación.

 

El Padre Stein ha trabajado arduamente para embellecer las instalaciones de la parroquia de Willcox y sus dos misiones, en Bowie y San Simon. Éste es tan solo otro ejemplo de la labor que realiza con sus feligreses para fomentar el orgullo comunitario en la parroquia y su misión.

 

Si alguna vez viaja a Willcox podrá ver con sus propios ojos el hermoso resultado de la restauración de la parroquia y el nuevo altar que es el toque final perfecto.

 

Cena de apoyo a los sacerdotes retirados y la educación en el seminario
Domingo 15 de enero
Skyline Country Club
Misa a las
4 p.m. seguida de la cena

 

Nuevamente tendré el honor de colaborar con los miembros de los Caballeros de Colón, Asamblea de Mons. Don Hughes, en la cena anual del grupo en apoyo al fondo para sacerdotes retirados y la educación de seminaristas de nuestra diócesis.

 

La función de este año, a realizarse el domingo por la noche en el Skyline Country Club, reconoce a “Los hombres de Dios”. El Padre Edson Elizarraras, recientemente ordenado y vicario parroquial de la Parroquia Nuestra Señora de Fátima, Tucson, y Mons. Tom Cahalane, párroco de la Parroquia de la Virgen Dolorosa (Our Mother of Sorrows), también de Tucson.

 

Veremos un video sobre estos dos excelentes sacerdotes, uno de ellos recién iniciado en el sacerdocio, y Mons. Tom quien ha sido sacerdote durante más de 50 años y ha cumplido su ministerio tanto en congregaciones como a nivel diocesano.

 

Agradezco por adelantado a Marty Ronstadt, Brad Pemberton y los otros Caballeros del Cuarto Grado que continúan apoyando a los sacerdotes, tanto en pleno servicio como retirados. También deseo mencionar los años de dedicación a este evento por parte de Kelly Bequette, quien colaboró en muchas de estas funciones con profesionalismo y esmero. Bequette falleció a fines de 2016.

 

Si está interesado en asistir a este evento, por favor comuníquese con 520-577-1037para adquirir boletos. Es una encantadora velada organizada para beneficiar una buena causa.